Cómo Crear Una Excelente Primera Impresión Con Tu Lenguaje Corporal:

El viejo dicho dice “No existe una segunda oportunidad para una primera impresión“, y no podría ser más cierto.

En ese primer encuentro nos forjamos una idea de la otra persona, principalmente en los primeros minutos de conversación.

Si es tu primera cita, ¿No te gustaría dar una primera impresión que sea memorable? Aquí tienes 10 consejos para lograrlo
 

10 – Enfócate en ella 

Lo vemos a cada rato; una pareja está tratando de conectar pero uno de ellos (o incluso ambos) están metidos de cabeza en sus teléfonos. Aunque conozcamos ya los beneficios que tiene el comunicarnos por mensajes de texto, es mejor que dejes las distracciones (electrónicas o no) a un lado.

9 – Habla normalmente 

Es común que para impresionar, utilices un vocabulario al que no acostumbras, e incluso una actitud que no tenga nada que ver con tu personalidad. ¿A quién vas a engañar? ella va a darse cuenta de que hay algo raro en tí. Trata de proyectar lo mejor te tu propio estilo al hablar (Y si ella suelta algún desliz verbal, relájate).


8 – No te “vendas“ 

No abuses al hablar de tus logros, de lo que ganas, de tus estudios, de tu excelente trabajo. Eso arruinará tu imagen inmediatamente, aún más rápido que una fuerte dosis de testosterona.


7 – Mantén un buen humor 

Si bien es cierto que el misterio es la mejor arma de seducción, y un rostro de “hombre rudo“ puede ser una buena opción, mantente en modo “buen humor“. Aunque el mesero derrame un trago en la mesa (o sobre tus pantalones), trata de mantenerte cool. Ése es el secreto del nuevo macho alfa; sólo recuerda…


6 – Sonríe 

Pero tampoco abuses de la sonrisa, no te mantengas mostrando los dientes todo el tiempo, pues te verás absolutamente falso.
 

Cómo crear una excelente primera impresión con tu lenguaje corporal 

5 – Mantén la sintonía mental adecuada 

No pienses en lo que pueda ocurrir después de la cita, o si la cita va a salir bien, o qué imagen va a formarse ella de ti… sólo concéntrate en el momento y trata de pasártela bien. Cualquier otra cosa que pase por tu mente sólo te distraerá de lo que ella te habla (¿Le estás escuchando, verdad?), o en el peor de los casos, ponerte nervioso.

4 – Comienza una conversación
 

Si ella no es muy conversadora, debes tomar tú la iniciativa. Trata de plantear un tópico que pueda ser de interés general. Olvida la política y la religión, por supuesto. Tampoco te enfrasques en fanatismos deportivos (ya habrá tiempo después para eso). Los primeros tres minutos del encuentro son decisivos para poner las ideas a ir y venir.

3 – Siéntate derecho
 

Ya sea por nervios, excesiva confianza o quizá un trago de más, tu postura puede resentirse y hacerte ver como que te estás “derritiendo“ en el asiento. Esto sólo proyectará desinterés; Mantente derecho.


2 – Marca tú el final del encuentro 

Más arriba mencionamos el misterio; es un factor importantísimo que puede ser la diferencia entre una segunda cita o una despedida definitiva. Si la conversación es muy amena, o el momento está genial, pues permite que siga así. Si por el contrario, ves que ella muestra señales de estar cansada (no necesariamente aburrida), pues es momento de finalizar. Deja un poco para después.


1 – Recuerda los detalles 

Siempre en la primera cita, ella te dará la información más relevante e importante para ella: sobre su familia, sobre su trabajo, sobre lo que le gusta. Sé que es difícil, pero debes recordar todos y cada uno de los detalles; ¡Los necesitarás en el futuro!